La venta de ordenadores personales con programas preinstalados no constituye una práctica desleal contra los consumidores

La venta de ordenadores personales con programas preinstalados no constituye una práctica comercial desleal contra el consumidor, pues responde a las expectativas de un segmento importante de los consumidores, que prefiere adquirir un ordenador equipado de ese modo y de utilización inmediata a adquirir el ordenador y los programas por separado. Así lo ha establecido […]