La Fiscalía riojana revisa un millar de casos pendientes para evitar su archivo

Han sido meses intensos de trabajo. Desde diciembre del 2015 los fiscales de La Rioja han tenido que desempolvar cientos de asuntos pendientes para saber qué es lo que había sucedido durante su tramitación y porqué en un momento dado el caso se quedó congelado sin que nadie hiciera nada… o sin que nadie pudiera hacer nada para que siguiera adelante. La reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, alegando su intención de evitar tramitaciones indefinidas, fijó que la instrucción de todos los sumarios tendría una duración no superior a los seis meses. Con una excepción: los casos que, dadas sus características, sean declarados complejos tendrán un plazo de tramitación de 18 meses, que podrá ser ampliado por otros 18 meses a instancia de la Fiscalía y previa audiencia de las partes.

La norma entró en vigor el 6 de diciembre y ese mismo día se dio el pistoletazo de salida para que fiscales de todo el país revisaran todos aquellos casos que en ese momento estaban pendientes. Sobre todos ellos pendía la amenaza del archivo. Los datos absolutos, según la información hecha pública por el Ministerio de Justicia, aseguran que el 6 de diciembre del 2015 había en España 302.132 casos pendientes y que, medio año después, todos han sido revisados. Al menos 44.000 se habrían archivado por falta de autor conocido. Son cifras, en cualquier caso, no oficiales ya que el Ministerio no tiene competencias sobre la estadística judicial. Las definitivas se conocerán con la publicación de las memorias del Consejo General del Poder Judicial y la Fiscalía.

Cien casos por fiscal
Según el Ministerio, en La Rioja había 2.060 causas pendientes el 6 de diciembre. Todas se habían revisado el pasado 1 de junio. El fiscal superior de La Rioja, Enrique Stern, rebaja ligeramente esos datos y asegura que han sido más de un millar los expedientes judiciales examinados e impulsados para evitar su archivo. «Cada fiscal [en La Rioja hay 13] habrá revisado unas cien causas. Y cuando digo revisadas no me refiero sólo a pedir la complejidad de la causa o la prórroga, sino que se han instando diligencias de prueba para acortar la instrucción».

Según la información trasladada desde la Fiscalía, se han analizado las causas correspondientes a los doce últimos años que pudieran estar pendientes. «No hemos encontrado tanto retraso», explica Stern, que también reconoce que aproximadamente la mitad de las instrucciones que se han revisado han sido declaradas complejas. «El concepto de antigüedad es muy relativo. Quizá un robo con fuerza o una alcoholemia pueden ser causas antiguas tras seis meses, pero en una apropiación indebida o en un fraude masivo por Internet es más complejo averiguar».

El objetivo de la reforma es agilizar la justicia, reto que comparten desde la fiscalía pero que ven difícil de alcanzar si la limitación de plazos se limita a la instrucción: «Calificaremos en 6 meses, pero después en el juzgado de lo penal tendremos un señalamiento a 18 o 20 meses».

Fuente: larioja.com
http://www.larioja.com/la-rioja/201606/08/fiscalia-riojana-revisa-millar-20160608010314-v.html