La banca intenta blindarse ante la posibilidad de tener que «devolver dinero» si el Euribor sigue bajando

Parece ciencia ficción, pero no lo es, o ya no lo es tanto. Con el Euribor en negativo, los préstamos hipotecarios variables están en sus límites mínimos históricos. Hasta ahora, los bancos estaban protegidos de las bajadas por las famosas cláusulas suelo, pero esa salvaguardia ha sido declarada ilegal por los tribunales españoles y muy pronto los europeos han de decidir si los bancos han de devolver a los hipotecados todo lo cobrado de más durante la vigencia de esas cláusulas.

Fondos garantizados
Así las cosas, los bancos se enfrenta a un escenario curioso. Si una hipoteca que toma como referente el Euribor más un porcentaje (variable) llegara al momento de tener un interés conjunto negativo (por debajo del 0%), ¿debería empezar a «pagar» dinero al hipotecado, quizá en forma de una disminución del capital hipotecado?

No es un supuesto tan raro, habida cuenta de que el Euribor está en negativo desde febrero. Por ahora, esa tasa negativa (-0,010 en abril) no es tan grande como para que las hipotecas «normales» (que suelen contar con un diferencial para el que paga más grande que ese 0,01) se encuentren en ese escenario. Pero si la política monetaria del Banco Central Europeo sigue como hasta ahora, una evolución del Euribor a la baja no es descartable. Y siempre ha habido hipotecas a clientes ‘prime’ con tipos de interés muy bajos, que pondrían a los bancos muy pronto ante la disyuntiva de tener que pagar.

Hay un debate en el aire sobre si los bancos pueden empezar a cobrar a los clientes por sus depósitos

Por ahora, la gran banca está moviendo ficha en el sentido esperado: incluir en los nuevos contratos hipotecarios que se firman a partir de ahora una aclaración en el sentido de que el interés nunca podrá ser inferior a 0%. Así lo han hecho al menos cuatro entidades, según Expansión: CaixaBank, Popular, Sabadell y BBVA. Otros, como Bankia y Bankinter, por ahora no han empezado a hacerlo o lo descartan. En el caso del banco donde se integró Caja Rioja, sí se incluye esa nueva cláusula en los contratos a grandes clientes, pero no en los de particulares.

Peor en todo caso, la opinión mayoritaria en la banca es que empezar a «pagar» por una hipoteca es un contrasentido. Así, en la última presentación de resultados del BBVA se abordó este escenario. «El límite es el 0%», decía Carlos Torres, consejero delegado de la entidad. «Que a uno le salga la hipoteca gratis. ¿Qué más se puede pedir?», ironizaba.

Del suelo al cero
Pero las cosas no están en absoluto tan claras. El argumento es en realidad sencillo: si las cláusulas suelo son ilegales, ¿por qué no van a serlo las cláusulas ‘cero’? No es tan raro: en algunos países europeos ya ocurre, aunque todavía en pequeña escala. Así, hace unas semanas una de las mayores entidades hipotecarias danesas, Realkredit Danmark, hizo público que hasta 758 de sus clientes ya están «cobrando» por sus créditos hipotecarios. Y en Holanda, el regulador financiero dio la razón a un cliente que reclamaba que el banco Achmea le pagara por su hipoteca en negativo.

En España, por ahora las cosas no han llegado a ese extremo. Hay un precedente judicial curioso, el de un ex empleado de Banesto que tenía un préstamo en condiciones preferentes para empleados, y que acudió a la justicia para solicitar la devolución que según él le correspondía (626 euros). Pero el juzgado de primera instancia número 54 de Madrid falló en su contra, alegando lo que es el argumento de la banca: que devolver dinero por un préstamo va contra la «naturaleza y esencia» de un préstamo.

Sin embargo, el debate sobre «naturalezas y esencias» no deja de ser peligroso para la industria bancaria. Por ejemplo, hay un debate en el aire (aunque se trata de un melón duro de abrir) sobre si los bancos pueden empezar a cobrar a los clientes por sus depósitos. En un escenario complicado, los bancos encontrarían así una fuente de ingresos. Pero, se podría argumentar, ¿no es contrario a la «naturaleza y esencia» del negocio bancario que uno le deposite su dinero, incrementando así el negocio bancario, y encima deba pagar por ello? ¿Y no es contrario a la «naturaleza y esencia» de ese negocio que una entidad le cobre por retirar su dinero de su cuenta en su oficina, como ya hacen algunas entidades para primar que sus clientes usen el cajero?

Así lo creen organizaciones de consumidores como la OCU. «De la misma forma que la banca aplica automáticamente las subidas de tipos, también debería aplicar las bajadas». Sí, incluso en el caso de que haya intereses negativos, «dando cumplimiento a lo establecido en el contrato». «Los contratos nos obligan a todos» recuerdan desde la organización de consumidores. «La banca siempre lo ha alegado, como en los casos en los que alguien no puede pagar su hipoteca. Y también debe ser así en este caso».

Fuente: larioja.com
http://www.larioja.com/economia/201605/23/tras-clausula-suelo-clausula-20160523010336-v.html