La Asociación de Mujeres Juezas de España propone un decálogo de propuestas hacia la igualdad

La Asociación de Mujeres Juezas de España (AMJE), recientemente constituida, ha hecho público, en este Día Internacional de la Mujer Trabajadora, un “Decálogo de Propuestas hacia la Igualdad”, que tiene como objetivo sensibilizar a la opinión pública con propuestas claras y directas para promover cambios favorables hacia la igualdad.

La AMJE, sección española de la International Association of Women Judges, está probando ser un “think tank” o laboratorio de ideas muy vivo y dinámico en este campo.

Prueba de ello es el Decálogo citado, que reúne y resume los pasos fundamentales que hay que dar, según esta asociación, sobre el que ha venido trabajando de cara a hacerlos públicos este importante día.

El primero de ellos es “Stop violencia”. Las juezas de esta organización apuestan por una formación obligatoria transversal; que se forme de un modo conjunto a jueces, fiscales, letrados de la Administración de Justicia, forenses, porque todos ellos forman parte de equipos.

El segundo punto es “Avánzame, Avanzamos todos”. La educación, la gran asignatura pendiente, tiene que aprobarse. Es la principal vacuna y el antídoto frente a la violencia de género. Un punto cuyo desarrollo ha coordinado la magistrada Gloria Rodríguez en varios colegios de Madrid.

El tercer punto es “Mismo trabajo, misma retribución”. Para Gloria Poyatos, presidenta de la AMJE, es necesario crear una Comisión especializada en género que dependa de la Comisión Consultiva Nacional y que tenga un control externo de los convenios para acabar con al brecha salarial. Pero incluyendo un paso más: la posibilidad de revisar convenios para asegurar que no se produce discriminación alguna. Un espacio que controla muy bien su compañera de carrera, Ana Salas.

El cuarto punto lo han definido como “Conciliemos todos”, que la magistrada Lucía Avilés, experta en conciliación de la vida familiar y profesional, ha desarrollado en profundidad.

Un punto que tiene mucho que ver con el quinto, “Carrera Judicial: conciliación y méritos”. La mayor dedicación de la mujer a la familia no puede convertirse en un freno o en un peso muerto para su avance en su carrera. Deben desarrollarse mecanismos que compensen ese desequilibrio.

La “Tipificación de la sextorsión” es el sexto punto. La AMJE propone la implementación de un protocolo antiacoso obligatorio como medida de prevención primaria frente al acoso sexual ocupacional y la extensión del plan de igualdad a empresas de más de cincuenta trabajadores, y no de doscientos cincuenta como es el caso actualmente. La magistrada Carla Vallejo ha coordinado este apartado, junto con el séptimo punto, el del “Estatuto de la víctima”.

La AMJE propone mejoras legales, dotación de medios y protocolo de aplicación efectiva.

“Mujer inmigrante: distinto origen mismo valor”, es el octavo punto. Las Mujeres Juezas consideran que debe producirse una reforma de la ley de asilo, una mayor protección contra el tráfico de mujeres y que haya alternativas a los Centros de Internamientos de Extranjeros, o CIEs.

El noveno punto supone un punto de anclaje y de referencia para la AMJE: “Conozcamos la CEDAW”, la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, aprobada por Naciones Unidas en 1979 y ratificada por 187 países, el 96 del global, entre ellos España, que la ratificó en 1984.

La CEDAW exige a los Estados firmantes no sólo que no discriminen, declarando su artículo 15 que todo contrato o instrumento que limite la capacidad jurídica de la mujer “se considere nulo”, sino que modifiquen el papel tradicional de hombres y mujeres en la sociedad y en la familia y tomen medidas constante para eliminar la discriminación.

La CEDAW es el único tratado de derechos humanos que incluye el derecho de la mujer “a decidir libre y responsablemente el número de sus hijos y el intervalo entre los nacimientos y a tener acceso a la información, la educación y los medios que le permitan ejercer estos derechos” (art. 16 e), obligando a los Estados a incluirlo en su legislación, y en el sistema educativo la educación afectivo-sexual (art. 10 h).

El artículo 5 prohíbe usar la maternidad como pretexto para la discriminación laboral u otras, y obliga a reconocerla como función social, en corresponsabilidad de hombres, mujeres y servicios sociales de cuidado de la infancia.

El décimo punto, “Infraestructuras obligatorias” empieza reivindicando las salas exclusivas de lactancia para ambos progenitores en edificas públicos, incluyendo los judiciales.

“Los cambios tienen que producirse, primero, en las mentes de los ciudadanos y ciudadanas para que luego se puedan hacer realidad. Eso es lo que pretendemos con este Decálogo que queremos que se conozca y se debata”, concluye Poyatos.

Fuente: confilegal.com
http://confilegal.com/20160308-la-asociacion-mujeres-juezas-espana-propone-decalogo-propuestas-hacia-la-igualdad/