Ignacio Espinosa:«Es frustrante que alguien se vaya de rositas por no tener un juicio en un plazo razonable»

Desde su amplio despacho ubicado junto a la sala principal de Palacio de Justicia, Ignacio Espinosa (Cenicero, 1952) es el encargado de engrasar el complejo entramado judicial riojano para que funcione con el menor número posible de chirridos. No es algo nuevo para él. Lo lleva haciendo desde febrero del 2002. Suma 14 años trazando la hoja de ruta de la justicia riojana como presidente del Tribunal Superior de Justicia de La Rioja (TSJR). Esta semana ha presentado la memoria correspondiente al año 2015. Más trabajo para los mismos jueces y demandas ya históricas que confía en que se hagan realidad lo antes posible. Sobre todo el tercer juzgado de lo Penal. «Hay mucho atasco», lamenta.

-Ha sido un año intenso para los jueces riojanos. Sobre todo para los de la jurisdicción civil. ¿Cómo se valora su función?
-Los magistrados de lo Civil están desbordados. Es verdad que se trata de algo coyuntural y que con el tiempo el volumen de asuntos regresará a la normalidad ya que si no fuera así tendríamos que pedir un juzgado número 8. Está condicionado por los asuntos de Bankia y, en general, contra las entidades financieras. Es algo que también ha pasado, por ejemplo, en lo Contencioso. Hay una ley nueva y la gente colapsa el juzgado para pedir papeles. Se refuerza el trabajo y luego se regresa a la normalidad. El trabajo que han hecho ha sido muy bueno. El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) marca unos módulos de trabajo y todos los juzgados de La Rioja superan esas cifras.

-El año se cierra con 13.378 asuntos pendientes. ¿Es una cifra razonable? ¿Hay alguna cifra óptima de casos pendientes?
-Año a año estamos consiguiendo sacar adelante el mismo número de asuntos, aproximadamente, que entran. Este año hemos hecho lo mismo, pero el mérito es mayor porque han entrado más casos que nunca. Si se hubiera mantenido el volumen de trabajo del año pasado, habrían quedado muchos más pendientes. Pero hay que apuntar que son asuntos vivos, no parados. Desde que se pone una demanda hasta que se celebra un juicio, se ve un recurso y se cierra puede pasar más de un año y medio. Por ejemplo, hay divorcios del año 2000 que están abiertos, que están pendientes porque se cambian las visitas, las pensiones… No hay un número ideal de asuntos en trámite. El número adecuado lo marcarían esos módulos de entrada y salida de casos que marca el CGPJ y que cumplimos.

-En la memoria repitió demandas ya históricas, ¿cual es la más perentoria?
-Un tercer juzgado de lo Penal. La situación de los juzgados penales no es coyuntural, es constante. Los dos juzgan y ejecutan los asuntos que llegan de los tres juzgados de Calahorra, los dos de Haro y los de aquí. Hay mucho atasco.

-Y ese atasco, sobre todo en las ejecutorias, enfada al ciudadano.
-Una víctima de un delito, por ejemplo, con el tiempo quiere un sentencia a su favor. Que se castigue al culpable, sí, pero si tiene derecho a una indemnización quiere cobrarla. Si no se le indemniza piensa que esto no funciona. ¿Qué pasa? Aquí tenemos 10 jueces por cada 100.000 habitantes y la media europea es de 20 y en el Consejo de Europa, de los 48 países miembros ocupamos el puesto 36. ¿Cómo puedes tener una justicia eficiente si no has invertido? Aquí se invierte el 1 por ciento del PIB cuando la media es del 3 por ciento.

-Y las dilaciones indebidas también enfadan a mucha gente.
-Y a mí también. Que alguien se vaya de rositas y tenga una gran ventaja porque hemos sido incapaces de celebrar el juicio dentro de un plazo razonable es muy frustrante. La intención era buena pero en ocasiones son una ganga para el culpable y para los ciudadanos es poco ejemplar. La gente ve que alguien sale con menos pena de la que le corresponde y no me extraña que se alarmen un poco porque hay casos sangrantes. Dicho esto, no es que el juez esté de brazos cruzados. Muchas veces hay tiempos muertos demasiado largos debido a actuaciones que se demoran en el tiempo, de países que no quiere colaborar, etcétera.

-¿Y es algo que se arregla con más inversión?
-Claro que sí. Si hay el doble de jueces, los tiempos bajan a la mitad. Se ha perdido mucho tiempo invirtiendo sólo el 1 por ciento de PIB frente a lo que han hecho otros países.

-El Palacio de Justicia está ahí en el aire. Se dice que se inaugurará en septiembre pero parece que la licitación de mobiliario se retrasa.
-Creo que no dependen del Gobierno. Si no hubiera habido recurso, estaría solucionado, pero hubo y estaba justificado porque le han dado la razón. Se tendrán que ir resolviendo esos recursos y una nueva adjudicación. Si es algo rápido… En cualquier caso eso es lo que dijo el presidente regional.

-¿Y qué tal son las relaciones con el Gobierno de La Rioja?
-Nunca se han tenido malas relaciones. Tanto el Ministerio, independientemente del color que haya tenido, como el Gobierno regional, siempre nos han dado lo que les hemos solicitado. Hay una colaboración que es activa y también hay que tener en cuenta que nosotros siempre hemos solicitado cosas que eran necesarias.

-El primer acto del nuevo palacio ya tiene fecha.
-Sí. Este año haremos en La Rioja la reunión de todos los presidentes de los TSJ de España y vendrá a inaugurarlo Carlos Lesmes, el presidente del Supremo. Queremos hacerlo en el vestíbulo del nuevo Palacio de Justicia

Fuente: larioja.com
http://www.larioja.com/la-rioja/201605/29/frustrante-alguien-vaya-rositas-20160529010830-v.html