El perceptor de un subsidio está obligado a informar a Empleo de todos sus ingresos

El perceptor de un subsidio por parte del Servicio Público de Empleo Estatal está obligado a informar “regularmente” de sus ingresos para que Empleo determine si procede continuar con el pago de la percepción. En caso contrario, la Administración puede aplicar la norma sancionadora, aunque el contribuyente declare los ingresos en su declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

Así lo establece el Tribunal Supremo en una sentencia de 19 de febrero de 2016. El fallo subraya que “el perceptor del subsidio ha de cumplir con la exigencia básica de aportar como elemento determinante del reconocimiento inicial y después del mantenimiento del subsidio, la documentación en la que se acrediten los requisitos legales”. El asunto parte de una mujer que no comunicó a Empleo el rescate de planes de pensiones por valor de 276.191 euros, que le supusieron un rendimiento de 15.433,45 euros. El Supremo recuerda que uno de los requisitos de su subsidio residía en “la carencia de rentas”. En este sentido, explica que su superación determinaría la suspensión o la extinción del derecho.

El magistrado Gullon Rodríguez, ponente de la sentencia, reconoce que en los casos “en los que el perceptor del subsidio hubiese comunicado a la Entidad Gestora la concurrencia de esos devengos que determinarían la suspensión del derecho, la norma sancionadora no resultaría de aplicación y entrarían en juego las contenidas en la Ley General de la Seguridad Social”. Sin embargo, destaca que esto “equivaldría a justificar que en realidad resultaría lo mismo, no existiría diferencia alguna entre dos perceptores del subsidio cuando uno de ellos hubiere cumplido con la obligación de declarar aquellos ingresos que le imponen los preceptos citados y otro no lo hubiese hecho, pues en ambos casos únicamente se produciría la suspensión del derecho como resultado final”.

En este sentido, el Supremo resuelve que, en este caso, “no nos encontramos ante una situación en la que la beneficiaria comunicase a la Administración Gestora del Desempleo esos ingresos en la primera ocasión que tuviera de presentar la documentación correspondiente a la renovación del derecho, lo que podría tal vez haber propiciado la pretensión de una interpretación más flexible”. El fallo asegura que la perceptora no lo comunicó de hacerlo tanto en la documentación que presentó en el año 2011, ni tampoco en la de 2012, después de percibir esos ingresos.
Voto particular

Los magistrados de Castro y Sempere, por su parte, emiten un voto particular y subrayan que “la solución adoptada por el Pleno de la Sala, aunque es incuestionablemente legal, puede colisionar con el principio constitucional de proporcionalidad, de preceptiva observancia en el ámbito del Derecho Sancionador, aún haciendo una aplicación ponderada de los principios de culpabilidad e insignificancia”.

Por otro lado, la magistrada Segoviano también emite un voto particular, en el que cuestiona la resolución del Tribunal. Apunta que “la solución adoptada en la sentencia mayoritaria comporta un retroceso en la protección en el ámbito de la Seguridad Social pública, en un tema tan sensible como es el de la protección de la situación de desempleo y, más concretamente, el desempleo de trabajadores mayores de 52 años, que han visto extinguida la prestación de desempleo y a los que se reconoce el subsidio”.

Fuente: eleconomista.es
http://www.eleconomista.es/fiscal/noticias/7445405/03/16/El-perceptor-debe-informar-a-Empleo-de-todos-sus-ingresos.html